ESP

DECLARACIÓN ANARKAQUEER FEMINISTA EN CONTRA DE LO P.C.*, LAS VÍCTIMAS* Y LA POLICÍA QUEER.

*[P.C.= Políticamente correcto]
*[Víctima = persona que reusa a responsabilizarse de su propia vida asumiendo un rol de pasividad]

Alguien dijo que requiere menos esfuerzo mental condenar que pensar”
– Emma Goldman –

Somos lxs monstruxs que sobrevivimos al reto diario de vivir rodeadxs de mierdas y normas que aprisionan nuestros cuerpos y deseos. Somos lxs monstruxs que no son bienvenidxs prácticamente en ninguna parte. Somos lxs monstruxs, las feas, las rudas, las putas, lxs foragidxs del género, las brujas, lxs animales, lxs degeneradxs, lxs pervertidxs, lxs maleducadxs, lxs punks. Somos lxs que vemos una verdadera posibilidad de cambiar realidades, porque sabemos que cambiar este infierno es la única forma que tenemos para evitar el suicidio o el deseo de matar gente.

Y algunxs de estxs monstruxs tienen algo importante que decir.

Estamos hartxs de vosotrxs: lxs fascistas “queer” de lo políticamente correcto, lxs sexofóbicxs, lxs transfobxs pero también de lxs trans que no quieren nada más que finalmente ser gente “normal”, aquellxs que eligen adaptarse a las normas del patriarcado, y todxs lxs demás que están juzgando nuestros deseos.
Estamos hartxs de vuestra hipocresía y de vuestras sucias y traicioneras formas de comunicación. Durante años hemos estado construyendo puentes y vosotrxs os dedicáis sólo a levantar nuevas fronteras. Estamos hartxs del veneno que vuestro odio a vosotrxs mismxs y vuestra ignorancia están inyectando en nuestro tiempo y nuestro espacio.

Vosotrxs, y toda la gente que no puede ir más allá de los genitales, que no se permiten a sí mismxs pensar libremente, que no son capaces de ver la belleza en la suciedad, que no van más allá de los estándares y las normas de lo establecido, que no ueden traspasar el espejo: estáis apoyando el sistema heteronormativo-capitalista constantemente relegándonos a nuestras posiciones de dolor, precariedad y enfado.

Sois parte del puto enemigo y no vamos a aceptar vuestros ataques por más tiempo. Así que llamemos a esto guerra abierta. Ahora os podéis quitar vuestras cínicas máscaras y así podremos vernos las caras finalmente. Quizás nunca nos miraréis a los ojos ni nos diréis de frente las cosas que decís por la espalda. Porque tenéis miedo de decir lo que pensáis libremente, porque os habéis tragado su medicina y habéis aprendido a ser cobardes. Llamemos a esto guerra abierta… y os destruiremos con una sonrisa.

Usáis los códigos de lo PC como escudo porque os falta inteligencia emocional, empatía y amor para crear nuevas ideas. Quizás estáis tan jodidxs que en lugar de buscar una solución preferís satisfacer vuestro deseo de autodestrucción destruyendo las cosas sabias y bellas que construimos constantemente y que manan de nuestra felicidad, nuestras vidas, nuestro amor incondicional hacia nosotrxs y todxs lxs demás monstruxs.

Nos despreciáis porque no sois capaces de liberar vuestras mentes lo suficiente como para disfrutarnos, para amarnos o simplemente para ser vosotrxs mismxs. Pero aún así preferís quedaros a nuestro lado, tratando de regular lo que hacemos desde dentro de los espacios que hemos creado con nuestros cuerpos, corazones y mentes. En lugar de pelear por aprender a amaros a vosotrxs mismxs, en lugar de luchar junto a nosotrxs por nuestrxs intereses anarka-queer-feministas comunes, tratáis de estrangularnos con vuestras normas, nos asfixiáis con vuestra infinita y egocéntrica necesidad de atención, con vuestras historias de infancias jodidas, con vuestra patética autocompasión y con vuestra incapacidad para creceros sobre esos traumas y haceros fuertes en ellos. Esa incapacidad es lo que nos molesta de vosotrxs.

Nos estáis reprimiendo desde dentro de nuestras comunidades de una forma rastrera e injusta. No sabemos cuál será vuestra siguiente forma de jodernos, pero debemos protegernos de vosotrxs como de cualquier otro enemigo tratando de atacarnos.
Y sois capaces de hacer esto porque nosotrxs os lo permitimos, porque somos lxs únicxs que respetan y apoyan vuestros caprichos, somos quienes de corazón os entregamos nuestro tiempo, compañía, inspiración, nuestro entretenimiento gratis-o-por-la-voluntad, nuestra comida reciclada, nuestros equipos robados, nuestras tiendas gratis. Tomáis todo lo que podemos ofrecer y luego no aportáis nada a nuestras comunidades, salvo conflictos y alambre de espino.

Por esta traición, escupimos en vuestras caras de clase media.

Los protocolos PC nos llegan como una imposición de la sociedad normativa, como un virus en un sistema de software libre. Son un instrumento del sistema capitalista para someternos, para convertirnos en nuestra propia policía (ya que la suya no llega a los espacios que hemos construido), dentro de nuestras cabezas, dentro de nuestros cuerpos/cárcel.
Estos mecanismos llegan a nosotrxs llevando uniforme o cresta de colores, pueden tener coño o polla, pueden ser también extremadamente discretos o incluso invisibles.

Es obvio que lxs tiranxs e idiotas pueden estar en cualquier parte de la sociedad: pueden ser maderos o políticos, pueden ser perfectas familias o hippies, pueden ser negrxs, blancxs o amarillxs, pobres o ricxs y sí, también pueden estar llamándose a sí mismxs “queer”.

Lo más triste de nuestras vidas es que incluso dentro de nuestros “grupos de afinidad” o nuestras “comunidades”, tenemos que lidiar cada puto día con censuras, discriminaciones, exclusiones y violencia emocional. Cada día tenemos que lidiar con vuestras gilipolleces de mentes normativas y cuadriculadas.

Basándoos en los protocolos de lo PC, todo lo que hacéis es jugar un juego simple, una coreografía de manipulación. Pero a nosotrxs, lxs monstruxs, nos gusta hacer las cosas de forma ética y justa y, al contrario que vosotrxs, lo hacemos con una combinación de intuición y corazón. Nos enseñamos unxs a otrxs a comunicarnos activamente y con respeto, en lugar de elegir armas cobardes como los vetos, las expulsiones o la censura que usáis para restringir nuestros deseos.

Una de las mejores estrategias para entorpecer cualquier tipo de lucha antisistema es controlar la lucha desde dentro. En este sentido, el rol de “víctima” es la forma más poderosa de infectar una comunidad anarka-feminista. Reconocerse a sí mismx como “víctima” significa que no hay forma de protegernos, defendernos o apoyarnos, es contraproducente. Y permite a esa persona adoptar un rol pasivo desde el que solo puede pedir ayuda y de esta forma extraer el poder de lxs demás sin dar nada a cambio.

Cuando una “víctima” aparece en un movimiento antisistema, normalmente requiere todas las energías de lxs luchadorxs. Hay muchas formas de ayudar a alguien a salir de ese rol, de ayudarle a tratar sus problemas de una forma saludable y ética, a levantarse sobre las experiencias dolorosas que ha sufrido, a enseñarle a hacer ese importante trabajo emocional como lo hicimos nosotrxs antes o como lo estamos haciendo ahora mismo. En nuestras comunidades, debemos elaborar dispositivos capaces de hacer de este conocimiento algo accesible para todxs, sin tener que estar perdiendo toda nuestra energía cada vez que una “víctima” llega. Y de seguro el primer paso para trabajar con estos métodos es rechazar la idea de ser una “víctima” y empezar a implicarse en formas colectivas de autoempoderamiento.

Nosotrxs, lxs monstruxs, rechazamos ser llamadxs o autodenominarnos víctimas. Durante años hemos luchado activamente para superar nuestras heridas mediante un intercambio respetuoso con lxs demás, para curarnos cuanto antes y poder continuar la lucha hombro a hombro con otrxs monstruxs.
Sabemos por experiencia que puede ser doloroso y difícil hablar claramente con un o una amigx heridx. Pero es totalmente necesario hacerlo. Todxs lo necesitamos: tomar la responsabilidad, primero de nosotrxs mismxs y luego unxs de otrxs.

El protocolo de lo políticamente correcto sólo le sirve a la gente adaptada, a la gente que quiere ser normal. Está ahí para ayudar a los cobardes a evitar discusiones reales, para evitar hacer conexiones verdaderas, para evitar que lleguen a un entendimiento real de lo que quieren y necesitan lxs demás. Pero nosotrxs, lxs monstrxs, lxs humanxs anarka-queer-feministas, nunca pretendimos adaptarnos a las condiciones del sistema, así que debemos protegernos de este tipo de imposiciones y deberíamos darnos cuenta de que ha llegado el momento de rechazar estos protocolos, de una vez por todas.

Nuestra fuerza y nuestro poder radica de nuestro humor, nuestra alegría y nuestra independencia, nuestra forma de luchar, vivir, respirar, follar, amar, desear…

Además, cada monstrux tiene un sentido especial de la justicia y la ética dentro de sí mismx. O por lo menos cada monstrux debería desarrollarlo. Esta intuición se ha convertido en nuestra única arma efectiva para devolver el golpe, una poderosa habilidad que puede salvarnos de la depresión, la destrucción y el aburrimiento.

La única posibilidad de supervivencia que tenemos es la alianza con otrxs monstruxs frente a nuestro enemigo común. Las luchas internas sólo suponen el principio del fin, y debemos parar esto antes de que sea demasiado tarde.

Nosotrxs, lxs monstruxs, estamos aquí para deciros que vamos a luchar por el derecho a ver y elegir en lugar de aceptar calladamente vuestra ceguera impuesta.

Vamos a lugar por la liberación de todos los cuerpos ante cualquier tipo de represión.

Estaremos en contra de la (a veces realmente sutil) violencia que tratáis de ejercer sobre lxs que queremos escoger libremente y decidir cómo, cuándo, dónde y con quién compartimos experiencias sexuales.

Vosotrxs, lxs bastardxs camufladxs, la mierda de policía de lo PC, lxs enemigxs de la imaginación y de nuestra lucha por la libertad, sois prisionerxs de vosotrxs mismxs y no tenemos ni el tiempo ni las ganas de rescataros.

Iros y dejad nuestros espacios, iros a vivir con la gente heteronormativa, uniros a sus familias, sus empleos y su puto sistema patriarcal.

¡No os queremos a nuestro lado, dentro de nosotrxs, no os necesitamos y os queremos fuera de nuestras vidas y políticas, de nuestros corazones y camas!

¡No sois bienvenidxs en las esferas de lxs monstruxs!

[NOTA: Este texto fue creado de forma colectiva y en un contexto particular de auténticas injusticias que están sucediendo usualmente en algunos lugares de la escena queer/feminista de Berlín. Los hechos concretos que nos lo han inspirado son irrelevantes. Digamos que este texto habla acerca de una interrupción de los derechos básicos y acerca de violencias extremas hacia manifestaciones de géneros y sexualidades subversivas. Creemos que estos incidentes particulares pueden también suceder en otros lugares y contextos y consideramos esto como un toque de advertencia y una invitación a elaborar discusiones constructivas acerca de cómo podemos hacer las cosas en nuestros ámbitos para evitar injusticias así.

Con este texto pretendemos reclamar la comprensión de los espacios anarka-queer-feministas como lugares donde diversas opiniones y prácticas son abarcadas y pueden coexistir de forma respetuosa. Donde diversas opiniones y prácticas son vistas como una expansión de nuestros horizontes y no como fuente de controversia y luchas dentro de nuestras comunidades. Con este texto pretendemos recordar que los espacios queer son espacios para la experimentación y el placer de cualquier tipo, lo que significa que están libres del pensamiento binario de la sociedad mayoritaria, o en otras palabras: son lugares donde las ideas no van a a ser juzgadas en contextos de “bueno”/“malo”, “recto”/“malvado”, “blanco”/“negro” o “aceptable”/“intolerable”, donde las ideas no son de primeras juzgadas en estas categorías. Con este texto esperamos inspirar una discusión constructiva acerca de estos temas y una conexión con otrxs monstruxs del mundo que compartan experiencias similares en sus comunidades.
Se agradecen traducciones y por favor, sentiros libres de adaptar el texto a vuestra situación local o a las particularidades de vuestra lengua]

//////////////////////////////////////////////////////////////////////

Más info/traducciones/aportaciones/discusiones en https://monstersdeclaration.wordpress.com

Advertisements